martes, 11 de noviembre de 2014

¿Llenamos la caja de palabras como Ari?


La caja de palabras
Cuando Ari le dijo a su madre: - Mamá, ¿qué es metáfora?,
ella contestó: - Cariño, esa palabra aún te queda grande”.

Así comienza la aventura de la pequeña Ari, en la que se propone desvelar los misterios de las palabras que desconoce y que guarda con cariño en su caja de palabras, hasta el mágico momento en que está preparada para averiguar sus significados.

¿Por qué me gusta?
Porque me produce nostalgia, pura nostalgia en un libro tan pequeño. A veces me pregunto con estos pequeños álbumes, cómo con tan poco se puede llegar tan a dentro de alguien. Recuerdo esos momentos de pequeña en que lo coleccionaba casi todo: piedras, plantas, hojas, lápices... Las que recuerdo con más cariño -ya un poco más mayor que la protagonista de este libro- eran cartas. Sí, cartas de toda la vida. Amigas que tenía lejos y con las que, aún hoy, por lo menos, nos quedan esas palabras en postales de viajes. Como Ari, supongo que a mi también me gustaba guardar palabras y leerlas después.

¿Por qué lo recomiendo?
En general, por lo que he dicho antes. Y, sobretodo, por todo aquello que se desprende de esta historia: las ganas de aprender y de saberlo todo que hay en los niños pequeños. Los típicos "¿y por qué?" que escuchamos vienen de esta necesidad del pequeño/a en aprender todo lo que le rodea. Ari quiere conocer aquellas palabras que escucha de boca de los mayores pero resulta que es demasiado pequeña. Pero todo llega, con paciencia, y en un libro mágico que no es más que un diccionario aprenderá el significado de todas aquellas palabras que había guardado no sólo en la caja sino también muy dentro de ella. ¿Pero querrá saber el significado de todas ellas? Su preferida, METÁFORA, se quedará en eso, en una metáfora en el aire.

¿Cómo nos puede entretener?
Una vez compartida en familia o en clase la lectura de este álbum podemos jugar a guardar las palabras más sorprendentes de cada uno de nosotros y buscar si se quiere su significado en el diccionario, aunque previamente podemos imaginar que puede querer decir. De aquí puede salir poesía absolutamente.
Los pequeños lectores pueden fortalecer las ganas de aprender nuevas palabras y provocarlos esa curiosidad que es inerhente en ellos.

¿Qué me queda?
A mi me queda un buen gusto tras leer este libro que me hace sentir bien y me dan ganas de compartirlo con todo el mundo, ya sea peques o grandes. Es un álbum lleno de vida.

Comentario final:
Algo que también me sorprendió de este álbum es la gran metáfora que hay en él. Las ilustraciones nos llenan de metáforas visuales, gracias a la manera de mostrar la historia de Eva. Son muy gráficas, nos recuerdan a esas viñetas o dibujos que acompañan un editorial de un periódico o un artículo de opinión. Creo que es un gran acierto está mezcla de texto e ilustraciones.
Os diría mucho más pero me gustaría que lo comprobaseis y me lo comentaseis vosotros. Me impacta ese libro con una llave en su portada, ese reloj que crece como un árbol al mismo tiempo que Ari... Os dejo que vayáis descubriendo cada página como yo.









No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada